www.artedevivirmagazine.es

VENDAVAL DE PRESTACIONES

Maserati Ghibli Diesel
Ampliar

Maserati Ghibli Diesel

Una combinación única de diseño, deportividad y elegancia. El nuevo Maserati Ghibli abre el proceso de renovación de la marca italiana, que acaba de cumplir sus primeros 100 años. Reinterpreta el estilo de la compañía del tridente y ofrece una mecánica turbodiésel en la que se ha afinado hasta límites increíbles el sonido del escape. Todo un vendaval de prestaciones.

DETALLE VANGUARDISTA Y MUCHO DISEÑO. Calidad y estilo conforman el interior de diseño del nuevo Ghibli, con acertados detalles vanguardistas en los acabados de las puertas, la consola central y el cuadro de mandos. Se ha prestado una atención especial en la configuración de los asientos, cuyas formas envolventes enfatizan la deportividad de todo el habitáculo y proporcionan comodidad a los ocupantes. Las líneas fluidas del salpicadero rodean a los pasajeros en un ambiente de calidad difícil de superar; dos paneles laterales convergen en el centro, en el que destaca el tradicional reloj analógico de Maserati, con esfera azul y acabados en aluminio pulido.
DETALLE VANGUARDISTA Y MUCHO DISEÑO. Calidad y estilo conforman el interior de diseño del nuevo Ghibli, con acertados detalles vanguardistas en los acabados de las puertas, la consola central y el cuadro de mandos. Se ha prestado una atención especial en la configuración de los asientos, cuyas formas envolventes enfatizan la deportividad de todo el habitáculo y proporcionan comodidad a los ocupantes. Las líneas fluidas del salpicadero rodean a los pasajeros en un ambiente de calidad difícil de superar; dos paneles laterales convergen en el centro, en el que destaca el tradicional reloj analógico de Maserati, con esfera azul y acabados en aluminio pulido.
Si el Ghibli es un viento fuerte propio del Mediterráneo que llega del sudeste a velocidades de huracán, el nuevo Maserati Ghibli es todo un vendaval de prestaciones de una marca automovilística estrechamente ligada a la alta competición, los superdeportivos de prestigio y las berlinas de lujo marcadas por la exclusividad de su diseño que, desde 1913, aplicó a sus primeros modelos el creador de la mítica compañía italiana, Alfieri Maserati. Con esta misma filosofía, la marca del tridente ha presentado su nuevo Ghibli Diésel, la primera berlina deportiva de la marca con motorización de gasóleo, cambio automático de ocho velocidades y posibilidad de incorporar, por vez primera también, la tracción a los dos ejes.

Exteriormente, el Ghibli exhibe unas líneas suaves, contundentes y, sobre todo, claramente elegantes e intencionadamente diferenciadoras con respecto a sus competidores más directos (Audi A7, Serie 6 Sport Coupé de BMW, o Mercedes CLS). Porque se trata de una berlina grande de casi cinco metros de largo, que en nada se parece al modelo del mismo nombre que Maserati presentó en 1969, un coupé de gran tamaño que ya entonces superaba los 265 km/h.
Con una clase inconfundible, la nueva berlina de Maserati exhibe unas formas esculpidas con volúmenes perfectamente definidos, especialmente en la zaga, donde se pone un énfasis especial en resaltar la deportividad. El frontal está dominado por la calandra típica de la marca, cuyas aletas verticales cóncavas proceden del modelo GranTurismo, que ahora evoluciona hacia una forma oval más angular que se estrecha en la parte superior. En los laterales se desarrollan dos líneas sinuosas que se unen igualmente antes de abrirse paso en las voluminosas aletas traseras, debajo del pilar triangular y el acristalamiento con puertas sin marco que le otorgan el aspecto de un coupé estilizado.

La zaga destaca por sus grandes dimensiones para favorecer el empaque, la solidez y, sobre todo, la distinción, signo perseguido por una clientela que busca la exclusividad sin otras concesiones. El interior es similar en calidad y estilo al que ofrece el nuevo Quattroporte, aunque en el Ghibli se han rejuvenecido algunos aspectos del diseño y se han añadido detalles más vanguardistas en los acabados de las puertas, la consola central y el cuadro de mandos. Se ha prestado una atención especial en la configuración de los asientos, cuyas formas envolventes enfatizan la deportividad de todo el habitáculo y proporcionan comodidad a los ocupantes. Las líneas fluidas del salpicadero rodean a los pasajeros en un ambiente de calidad difícil de superar; dos paneles laterales convergen en el centro, en el que destaca el tradicional reloj analógico de Maserati, con esfera azul y acabados en aluminio pulido.

Sonido deportivo
En ruta y especialmente por autopistas, el nuevo motor turbodiésel sorprende por el empuje que proporciona, en cualquier gama de revoluciones, altas o bajas. Resulta muy recomendable no perder de vista el velocímetro porque en tramos rectos la tendencia de este propulsor es la de ir muy rápido, más de lo que nunca uno pueda imaginar, una característica que se ve favorecida por la firmeza de su chasis, la ausencia de vibraciones y un sonido seductor que embriaga y provoca constantemente ir a más hasta convertir su conducción en una experiencia para recordar en el cuaderno de rutas y pruebas de aquellos que nos dedicamos a la casi siempre gratificante tarea de comunicar y compartir las impresiones de las novedades que cotidianamente nos depara el mundo del motor.

Y sorprende, cómo no, el sonido de los escapes, más propio de un gasolina de ocho cilindros que de un turbodiésel convencional. Y es que Maserati ha realizado un notable esfuerzo en la puesta a punto de esta mecánica, que toma como base un V6 de Fiat, pero enormemente mejorado en todos sus aspectos por Paolo Martinelli, ingeniero de la Fórmula 1 en Ferrari durante más de 20 años. Los propulsores de Maserati siempre se han caracterizado por emitir unas notas únicas y ahora con un diésel se debía intentar mantener esta tradición acústica. Y se ha logrado a base de colocar determinados mecanismos en el escape para conseguir una rumorosidad similar a la de un potente motor de gasolina característico en los superdeportitos de la marca italiana.

FICHA TÉCNICA
MASERATI GHIBLI DIÉSEL

Motor: Delantero de 6 cilindros. Turbodiésel. Cilindrada: 2.987 centímetros cúbicos. Potencia: 275 CV a 4.000 rpm. Par motor máximo: 570 Nm entre 2.000 y 2.600 rpm.
Transmisión: Tracción trasera con cambio automático deportivo de 8 velocidades.
y con accionamiento secuencial de 8 velocidades.
Dirección: De cremallera y asistencia electromecánica.
Frenos: Delanteros y traseros de discos ventilados con pinza flotante de aluminio. ABS y control de estabilidad.
Suspensión: Delantera y trasera de paralelogramo deformable con resorte helicoidal y barra estabilizadora.
Ruedas: Llantas de aleación ligera de 18 pulgadas . Neumáticos: 235/50 R18.
Prestaciones: Velocidad máxima: 250 km/h. Aceleración de 0 a 100 en 6,3 segundos.
Pesos: 1.910 kilos.
Consumos: Urbano: 7,8 litros; interurbano, 4,9 l; combinado, 6 l cada 100 kilómetros.
Dimensiones: Largo: 4.971 mm. Ancho: 1.945 mm. Alto: 1.465 mm.
Precio: A partir de 71.894 euros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.